Entradas con la etiqueta ‘poesía’

¿QUÉ PASARÁ CUANDO LLEGUE EL FIN?

Cuando llegue el fin, supongo que todos los árboles se inclinarán del mismo lado, los hombres mirarán el interior de los ojos de sus mujeres, los animales huirán a rincones insospechados, las sardinas saltarán del plato de porcelana, los cristales se resquebrajarán en silencio, los niños explotarán de emoción y jugarán con rabia.

Quién sabe lo que pasará cuando llegue el tan ansiado, jeje, fin del mundo.

En el siguiente poema aventuro una escena de ese final.

 

Tokio. Imagen obtenida en http://www.turismoenfotos.com/

 

 

 

EL FIN

son ventanas que respiran

obsérvalas cazar mosquitos con sus luces de seda

en mi pupila el temblor de Japón

mece el viento las calles, inclinadas como abedules

un policía enseña su pistola a una yonqui que rie

del mar a tierra los lobos con voces de escalera

¡cierra la puerta al mar! ¡cierra la puerta!

muere el amor florece en humo huye entre luces

acuclillados como sapos que intentan secar sus traseros

mejor así, sin esperanza

en un abrazo de columnas sin techo

 

 

Perteneciente al libro Autodestrucción, Manolo Yagüe.

EL ESPEJO

El siguiente poema se publicó en forma de plaquette, de la que no me quedarán más que una veintena de ejemplares, de los que no me pienso deshacer por nada del mundo, salvo por sumas escandalosas de dinero, diez o quince euros el ejemplar, más o menos.

Este era el poema que encabezaba el minilibrito de poesía. Un armario y un espejo. Ya se sabe que a los niños les gusta esconderse tanto en los armarios como en los espejos.

Se lo dedicaré a Jesús Urceloy que, por cierto, ha publicado un libro de cuentos titulado «Matar en casa» (Tres rosas mararillas, Ed.), del que un día no muy lejano haré reseña, por dedicarselo a alguien, jeje, y porque me enseñó bastante de poesía.

 

 

EL ESPEJO

 

Pensaba de niño que detrás de todos los espejos

había un oscuro armario

como aquel del dormitorio de mis padres,

 

que hay un hueco, oscuro detrás de todos los espejos

donde se esconde lo que de verdad se mira.

 

Que la tristeza es

la sensación de que algo se ha ido

después del instante de la mirada.

 

A veces me escondía en aquel enorme armario

y me imaginaba

que quien mirase en el espejo vería aquel niño muerto de miedo.

 

No era así,

no se me veía.

 

Pero eso lo hacía infinitamente peor.

 

Manuel Yagüe.

 

>Tierras Raras

>Algún día, no muy lejano, escribiré un poema sobre las Tierras Raras. Mientras tanto y en previsión de que se desate una nueva guerra mundial, y los personajillos de a pie, los animalillos inocentes que ahora pululan por todas partes, las hormiguitas del macrohormiguero, ciberhormiguero global, no se hayan enterado de nada, os invito a visitar un enlace a una noticia que explica muy bien el asunto. Publicada por Pablo Pardo, nada menos que en octubre del 2010.

La guerra de las Tierras Raras

>Historia del siglo XX: un poema de Szymborska

>EL OCASO DEL SIGLO

Tenía que ser mejor que los anteriores, nuestro siglo XX.
Ya no está a tiempo de demostrarlo,
tiene los años contados,
andar vacilante,
respiración corta.

Han sucedido demasiadas cosas
que no debieron suceder,
y lo que tenía que llegar
no ha llegado.

Tenía que estallar la primavera
y, entre otras cosas, la felicidad.

El miedo tenía que abandonar valles y montañas.
La verdad tenía que ser más veloz que la mentira
en alcanzar el blanco.

Algunos desastres
no debieron repetirse,
por ejemplo la guerra,
el hambre, etcétera.

Tenía que respetarse
la indefensión de los indefensos,
la confianza y cosas por el estilo.

Quien deseaba complacerse en este mundo
se enfrenta
a una hazaña irrealizable.

La estupidez no es ridícula.
La sabiduría no es alegre.
La esperanza
dejó de ser una muchacha,
etcétera, por desgracia.

Dios tenía que confiar, por fin, en el hombre
bueno y fuerte,
pero un bueno y un fuerte
siguen siendo dos hombres.

Cómo vivir, me preguntó por carta alguien
a quien yo pensaba formular
la misma pregunta.

De nuevo y como siempre,
según lo dicho anteriormente,
no hay preguntas más apremiantes
que las preguntas ingenuas.

Wislawa Szymborska

El Pájaro Escritor
El pájaro escritor
Comparte esta entrada en twitter


Estoy en twitter
Archivos