EL CÍRCULO DE TIZA

cosmogonia_cat__esp__ok_

Foto: http://www.albertvidal.es/site/es

 

a mis hijos

 

Es un juego al que jugábamos cuando yo era niño.

Dibujé en el asfalto del parque, donde de vez en cuando se reunían los patinadores, un grueso círculo de tiza, de unos tres o cuatro centímetros de grosor. El círculo tendría un diámetro de un metro y medio o más. Era un enorme círculo que destacaba contra el asfalto gris. Me observaban un par de chiquillos, amigos de mi hijo. Me gusta jugar con los niños. Esta vez les propuse el siguiente juego: cada niño, por turnos, entraría en el círculo de tiza. Una vez allí tendría que imaginar un lugar en el que quisiera estar en ese momento. El protagonista, el niño que estuviera dentro del maravilloso círculo de tiza, nos tendría que contar cómo era el lugar que estaba viendo. Los que estábamos fuera le podríamos hacer preguntas. Preguntas para que nos contase lo que se veía y lo que estaba haciendo allí.

Me pasaba las horas en el parque, sobre todo cuando mi mujer estaba trabajando, que era a menudo, pero también para que ella pudiera descansar tras su dura jornada de trabajo. El parque quedaba justo enfrente de nuestro piso. No teníamos más que cruzar una calle, y el parque estaba allí, con sus árboles todavía enanos, los recuadros de césped, los paseos de tierra rojiza y polvo, y los columpios, toboganes y cachivaches para que se montaran los niños. En el centro del parque, y unido a un carril para bicicletas, en un rectángulo enorme de asfalto los patinadores de la zona hacían sus ejercicios. Aunque hoy no había ni uno solo patinando. Los chicos correteaban de un lado a otro como si estuvieran en el patio del colegio. Más allá del parque, hacia el oeste, comenzaban los descampados. Vivíamos en el último edificio de la cuidad.

Cuando los otros niños vieron lo que estábamos haciendo, se acercaron. Niños y niñas de diferentes edades se sumaron al juego, rodeando el círculo de tiza, y esperando su turno con emoción.

—Una pista de carreras. Mi coche es rojo y voy ganando —dijo uno, y agitaba los brazos mientras movía el volante, poniendo cara de velocidad.

—Estoy montado en un caballo —dijo Roberto, mi hijo.

—¿Cómo es el caballo?

—El caballo tiene alas, alas blancas, es blanco. Mueve las alas y se pone a volar.

Abrió los brazos.

Admirados, dejamos que volase en soledad por unos segundos.

—Estoy en un castillo de chocolate —dijo una chica regordeta: se encogió de hombros, nos miró y sonrió.

—Se derretirá de tanto calor —dije yo.

Hacía calor, aunque ya era tarde, pero no acababa de anochecer. Nuestro piso daba a poniente, y la noche tardaba tanto en llegar que uno no acababa de creerlo. El agotamiento llegaba antes que el anochecer.

Sonó el teléfono móvil, era Nuria, mi mujer:

—¿Dónde estáis?

—En el parque. He hecho un círculo de tiza. ¿Te acuerdas?

—Y qué es eso. Bueno es igual, sube al niño a bañar. Ah, por cierto, has recogido lo que te pedí.

—¿El qué? —mierda, el vestido y el traje de la tintorería. Miré el reloj, ya era tarde.

—¡¿No lo has cogido?! Estúpido.

Los niños seguían con el juego, aunque ahora se metían en el círculo hasta dos y tres, y habían disparado de tal modo su imaginación que los lugares y viajes no llegaban a tener demasiado sentido. Eso les hacía reír.

Cogí a mi hijo y, a duras penas, conseguí sacarlo del juego.

—Mañana vamos de boda. Es la boda de tu tío. Así que hay que bañarse para que no digan que somos unos guarros.

En lo que preparé el baño, bañé a mi hijo, hicimos la cena, y nos pusimos a cenar, sin darme cuenta, se hizo de noche. Ya habíamos cenado y el niño cabeceaba en el sofá, delante del televisor. Dejé la luz apagada del salón para no molestarlo. Y por supuesto, la puerta corredera de la terraza permanecía abierta.

Me fumé un cigarrillo en la terraza. El parque se había vaciado de niños. Los adolescentes tomaron posiciones, reunidos en grupos, cuchicheando, gritando, pegándose, separándose y volviéndose a juntar. Vistos desde la prodigiosa altura de un décimo piso parecían insectos de una misma colonia. Casi no se veía nada de la parte del campo, donde el sol ya se había puesto y solo se insinuaba el reverbero de algo grande y potente, pero muerto. Seguía el calor. Ni siquiera a esta altura la brisa. El niño se quedó dormido. ¿Cuántos kilómetros puede llegar a correr un niño a lo largo de un día, o durante toda su infancia? ¿Cuántos segundos tardaría en caer un cuerpo humano desde esta altura? ¿Le daría tiempo a pensar en algo?

La llave de la puerta carraspeó. Era Nuria, que por fin llegaba a casa. En cuanto la viera el niño, no querría separarse de ella. Entonces nos pasaríamos hasta las doce de la noche luchando con la situación. Ella quería verlo. Yo quería ver a mi mujer, y el niño quería ver a su madre. Demasiado, cuando todos estábamos tan agotados.

—Es mamá —dijo Roberto, incorporándose a duras penas en el sofá.

—Sí.

Nuria dejó la chaqueta, el bolso, la cartera y las llaves encima de la mesa del comedor.

—Te traeré la cena. Te la caliento en un segundo.

—¿No la tienes preparada?

—Se calienta en el microondas en un minuto.

—Mamá, mamá —. Roberto llamó con voz somnolienta a su madre—. Papá nos ha dibujado un círculo de tiza mágico.

—Ah…, sí… ¿A qué hora piensas ir a por los trajes de la boda? Te recuerdo, por si no lo sabías, que la ceremonia es mañana a las doce.

—Mamá, si tú pudieras entrar en un círculo de tiza, donde irías.

—Me estás escuchando —dijo Nuria dirigiendo su pregunta a la puerta de la cocina.

Claro que la escuchaba, pero qué.

Salí con una bandeja y la cena preparada. Cenaba en el salón viendo la tele.

—Mamá, mamá, dónde irías…

—Yo qué sé hijo, al Caribe.

—¿Y qué es el Caribe?

—Roberto, ven a mi lado, no molestes a tu madre. El Caribe es un mar lleno de islas, con playas paradisiacas. Y tiburones.

—Mamá, puedo ir contigo a ese sitio.

—Si tu padre lo paga, por supuesto.

—Papá, mañana volvemos a jugar al círculo de tiza, y me pido estar en el Caribe.

—Claro hijo —dije con la voz más agradable que pude, para convencer a Roberto de marchar a la cama—, pero para eso tenemos que descansar mucho. Así que ahora dale un beso a tu madre y a descansar.

El niño se negó en redondo a moverse del sofá. No es que llorase mucho o gritase. Simplemente decía que no quería irse y lloriqueaba con voz queda. Daba tal lástima que era difícil que su madre no lo dejase allí en el sofá, por lo menos otra de hora.

Fui a la cocina a dejar la bandeja de la cena y en cinco minutos recogí los cacharros y barrí. A la vuelta, Roberto estaba acurrucado en el regazo de su madre, dormido.

—¡Quítamelo de encima! —Susurró mi mujer—. Me mata de calor.

Cogí al niño por las axilas y lo trasladé hasta una esquina del sofá.

—¿No lo llevas a la cama?

—Creí que querías estar un rato con él.

—Ah, bueno. Es que, si está el niño, no podemos hablar.

¿Discutir?

—Mañana a primera hora paso por la tintorería.

—He hablado con tu abogado. Dice que no aceptas el acuerdo —dijo ella, sin preocuparse de si había actuado bien o mal.

—¿Para qué hablas con mi abogado?

—Hablo con quien me da la gana. Soy una mujer libre. Por cierto —dijo mientras se quitaba los zapatos, y cambiaba desde el mando de la tele los dibujos animados por un canal cualquiera—, yo creo que tu abogado es gilipollas.

—No puedes atender al niño. Trabajas todo el día fuera de casa.

—¡No me jodas! —Alzó la voz—. No me jodas o te despellejo.

—¡Chist! Habla más bajo.

—Llévatelo a la cama.

Busqué los cigarrillos. Cada vez que volvíamos a lo mismo, me tenía que largar, me ponía tan enfermo, físicamente enfermo, que tenía que salir de la habitación donde ella estaba con su voz. Era su voz. Esas palabras que como buriles inciden en la carne y nos van marcando, hasta dejarnos heridas.

Salí a la terraza, era el único sitio donde me estaba permitido fumar. Por fin algo de brisa. Tibia. Ni siquiera fresca. Mirados desde el otro lado, en el sofá e iluminados por la luz fluctuante del televisor, me resultó una escena tan agradable, familiar, limpia. ¿Por qué no se podía vivir en el otro lado?

Apagué el cigarro y entré en el salón. Cogí a Roberto en brazos, y me lo llevé.

—Cuidado. No le hagas daño.

¿Y yo qué? Me preguntaba.

Lo acosté y volví al salón, pero no me senté, estuve paseando arriba y abajo, nervioso.

—Al menos habrás sacado el dinero del regalo.

Moví la cabeza por toda afirmación.

—¿Quinientos?

—Qué remedio.

—Es mi hermano.

—Nos estamos divorciando —dije, sin terminar de creerlo.

—¿Y qué? No deja de ser mi hermano. En la boda de tu hermana, ¿cuánto dimos?

—Dimos menos.

—Ya, pero eso fue hace quince años. Los tiempos cambian.

Y tanto que cambian.

Me acerqué a la televisión. Me puse delante.

—Aparta.

—¿Te acuerdas del círculo de tiza?

—No. Aparta que quiero ver la tele. No, no me acuerdo.

—Es un juego que jugaba cuando era niño —le expliqué, sin apartarme de la tele—. Se dibuja un círculo de tiza, y quien se mete dentro se tiene que imaginar  que está en un lugar especial, el sitio en el que desea estar. Y nos cuenta cómo es. Y le podemos hacer preguntas.

—Bueno, ya. Ahora quítate de en medio.

Pero yo no me moví un milímetro.

—¿Tú te acuerdas que una vez, siendo novios, jugamos al círculo de tiza?

—Algo me suena— dijo Nuria, subiendo las piernas en el sofá, y recostándose para descansar.

—¿Y te acuerdas del sitio donde querías estar?

—No, no me acuerdo. No me acuerdo ya de esas bobadas. Anda, aparta.

Me aparté.

Seguí paseando por el salón.

Se quedó dormida.

Era lo que estaba esperando.

Cogí el tabaco y las llaves, y muy despacio abrí y cerré la puerta de entrada. Bajé andando los diez pisos. Me dejé llevar. Crucé la calle. Estaba desierta. Ni un alma. En el parque, a lo lejos, un grupo de personas con sus perros hablaban muy bajo. Los adolescentes se escondían arracimados en las zonas oscuras.

Me encendí otro cigarro. Paseé despacio, con pasos tambaleantes. La brisa fresca de la noche aliviaba la situación. La cabeza a esas horas me bullía como una olla a presión. Si al menos se bajaba el fuego por un rato, podría pasar sin estallar. Ya no deseaba estallar. Me acerqué a una zona de hierba. El frescor se acentuaba. Entraban ganas de tumbarse. Pero no lo hice. Un grupo de adolescentes hablaban y reían en un espacio de oscuridad intensa con la animación inconsciente que concede la juventud.

Llegué a la pista de los patinadores. Una densa nube de calor ascendía del asfalto. Vi el círculo de tiza. No se había borrado. Aunque estaba algo desdibujado por las pisadas de los niños. Todavía era un círculo perfecto. Un círculo mágico. Entré en el círculo. Planté mis dos pies dentro. Ya estaba.

Tenía el cigarro a medio consumir. Di una larga calada y expulsé el humo en dirección a las alturas, a la noche infinita que se descubría al otro lado del reverbero de las farolas. ¿En qué lugar querría estar ahora? ¿En qué lugar estaba yo? No se me ocurría nada. Por mucho que estrujara mi hipertrofiada imaginación. No existía otro lugar, solo este mismo. El parque. La calle. El piso. Desde aquí se veía la terraza de nuestro salón, de la cual se desprendían haces de luz de distintos colores proyectados por el televisor. Igual que fuegos artificiales.

No. Era cierto. No lograba imaginar otro lugar. Maldita sea. Ni playas desiertas, ni mujeres maravillosas, ni riquezas, ni nada. Mañana tendría que ir a la tintorería, aguantar una boda, un divorcio. Acostar y despertar a un niño hasta que fuera grande y pudiera apañárselas solo. Ese era mi lugar, fuera o dentro del círculo de tiza, maldita sea, ese era ahora mi lugar.

 

Manolo Yagüe

LO QUE IMPORTA ES QUE SEPAMOS EL UNO DE LA EXISTENCIA DEL OTRO

 

Le contaré algo. El otro día no podía dormir. Y me dije, haz caso al doctor. Ponte a hacer algo, distráete. Así que cogí una mopa y un trapo del polvo y me puse a limpiar el salón. A oscuras, intentando no hacer ruido para que no se despertara mi mujer.

¿Le ayudó distraerse?

Sí me hizo bien. Al principio quiero decir, porque luego pasó algo. Oí llegar un coche, y me asomé, procurando que no se me viera, a la ventana del salón. No era premeditado. Simplemente no quería que nadie se enterara de que ando despierto a esas horas. Era mi vecino. El cirujano. Paró el coche frente a la puerta, apagó las luces y se bajó. Rodeó el coche y abrió el maletero. Estaba de espaldas y al principio no vi lo que sacaba. Luego cuando avanzó con ese bulto enorme, me di cuenta. Llevaba un cuerpo envuelto en un saco negro, de esos que se utilizan para transportar cadáveres.

¿Cómo sabe que era un cuerpo y no otra cosa?

¿Qué como lo sé? Bueno, era como los de las películas. Como los que salen en la televisión. Tenía que ser un cuerpo. La forma. Las piernas y la cabeza colgaban a los lados. Y le costaba mucho transportar aquello.

¿Está seguro?

No, no lo sé. Pero estoy casi seguro. Tenía la forma de un cuerpo. Uno se da cuenta de esas cosas. El caso es que subió las escaleras de la entrada, dejó la bolsa en el piso y abrió con la llave. Luego, arrastró el cuerpo, quiero decir la bolsa hasta el interior, y cerró.

Y usted, ¿No llamó a la policía?

No, no llamé a la policía. Estaba limpiando el polvo. ¿Qué les iba a contar exactamente? A mí no me incumbe. Sabe, es un tipo raro, el cirujano. Muy delgado, y raro, no se habla con los vecinos. Hace años que no paga la comunidad. Mi mujer lo conoce del hospital donde trabaja. Trabajan en el mismo hospital. Allí tiene fama. Apenas lo dejan operar. Dicen que bebe, y por eso evitan que se meta en las operaciones complicadas, eso dicen. Bueno, mi mujer no trabaja con él. Es un hospital nuevo y muy grande. Lo ha visto de vez en cuando en la cafetería. Es igual, de todas formas, eso no tiene que ver.

Todo tiene que ver. Y, ¿qué dice su mujer?

No se lo he contado. Por quién me toma. No quiero parecer un loco.

No es un loco.

Eso lo dice para tranquilizarme. Pero si le contara esto a mi mujer, se podría hecha una furia. No creo que aguante otra historia de las mías. Vengo por ella. Ella me lo pidió. Es la condición que me puso para poder quedarme en casa. Me dijo, si no vas a terapia, ya te puedes ir largando. Y me comprometí a venir. Aunque no quería. No veo que avancemos mucho, si le soy sincero.

¿Por qué cree que no avanzamos?

No es culpa suya, entiéndame. Llevamos, qué, dos meses o tres viéndonos cada semana. Y, aunque todos creen que estoy mejor, porque me comporto como una persona normal, no estoy mejor. Eso se lleva dentro. He aprendido que es mejor disimular.

¿Disimula delante de su mujer?

Con ella más. Le digo que busco trabajo. Hago todas las tareas de la casa. Preparo la comida. Salimos. El sábado salimos a bailar. Aunque no bebo, no se asuste. He vuelto a ponerme el disfraz. Delante de mis padres también. Comienzan a hacerse mayores. Y como usted me dijo, ya tengo que dejar de darles problemas. Así que, cuando hablo con ellos por teléfono, hablo como una persona normal.

Es una persona normal. Solo que usted insiste en decir que no.

Es lo mismo doctor, no quiero discutir. Yo no discuto. ¿Para qué sirven las discusiones? En el trabajo me pasaba el día discutiendo. Así que llegaba a casa y seguía con las mismas. Discutíamos a todas horas. Cuanto más me esforzaba, más discutía con mi mujer. Y luego me dio por pensar que no era yo. Que yo era otro. Y que tenía que deshacerme de ese otro.

Fue cuando decidió quitarse la vida.

No fue un suicidio. Bueno, un intento de suicidio. Fue un intento de asesinato. El otro había tomado mi cuerpo. Ese hombre. No lo conocía. Sí, ya sé que era clavado a mí, la misma cara, la misma ropa, el mismo tono de voz. Pero ya le digo, se lo he dicho tantas veces que me estoy cansando. ¿Oiga, es necesario repetirlo una y otra vez? Me cansa. Me aburre. No creo que sea culpa suya. Es su trabajo. Y estoy convencido de que, si por usted fuera, lo haría diferente. Pero le han enseñado a no dar su opinión. A mantener las distancias.

¿Cree que soy distante contigo?

Es una forma de hacer el trabajo. No creo que sea así siempre. Aunque tampoco se lo ve como un tipo precisamente natural. No se ofenda. Pero su mujer tiene que estar exasperada. Seguro que le pasa como a mí: ¿a que su mujer no soporta que usted no discuta? La mía se pone nerviosa. ¿A que su mujer es más feliz cuando discuten?

Oh, no lo creo. Pero sí, tiene razón, a veces le molesta mi actitud tan sosegada.

¡Lo que le decía! Tengo o no tengo razón.

Bueno…

Me gusta verlo actuar en la consulta, se le da bien, se muestra sereno, imperturbable. Ahora, en el momento de actuar me acuerdo de usted. Entonces, cuando llega a casa con ganas de pelea, me acuerdo de su manera de psicoanalizarme, y trato de imitarlo. Al principio ella se lo tragaba, se calmaba, yo la dejaba hablar, dejaba que soltase toda su mierda. Pero creo que ya no le hace gracia. Ella viene con ganas de pelea. Necesita pelear con alguien para calmar sus nervios. Los  tiene todo el día a flor de piel. Se vuelve loca si no puede utilizarme como su vía de escape. Así de sencillo. Yo antes me ponía a discutir. Ahora no. Dejo que hable, que se desahogue, que me insulte si quiere. Que me pegue, si eso ayuda. Total, apenas puede hacerme daño. Y sabe una cosa bien buena. Cuanto más terrible soy con ella, y con los demás, menos aparece el otro.

¿Ha dejado de sentirlo?

No del todo. A veces se asoma. Pero ya no domina el cotarro. Si por él fuera volveríamos  a las andadas. Al trabajo, a las peleas con mi mujer, a beber cada noche. Como ella, que sigue bebiendo. Pero claro, ella no importa, porque es normal. Es muy difícil que pueda matarlo. Si lograse desplazarlo completamente a un brazo o una pierna. Entonces me cortaría el brazo o la pierna y me desharía de él. Aunque no las tengo todas conmigo.

¿Toma las pastillas?

¿Qué quiere que le diga? Las tomo, las tomo. No sé sorprenda. Me ayudan. Nada más. Pero no volveré a ser el mismo de antes. No me voy a meter en la vida de mi vecino, el cirujano, por ejemplo. Ni de coña. Eso es lo que hacía antes. Ahora no. ¿Qué ha matado a alguien y quiere tenerlo guardado en la nevera? Pues, por mí, perfecto. No me atañe. Nada de los demás me atañe. Suelen estar equivocados. Unos más que otros.

No tenemos más tiempo.

Oiga, doctor. ¿Hasta dónde llega el secreto profesional?

¿Qué quiere decir?

Mi vecino. ¿No irá a contárselo a la policía? Sabe, es un buen hombre. Sólo que no es como los demás. Usted no puede contar nada de lo que hablamos durante la consulta, ¿no es así?

No exactamente. El secreto profesional tiene unos límites.

¡No le contará lo de mi vecino a la policía!

No cree que sería mejor que fuera usted mismo quien lo hiciera. Estoy seguro de que se quedaría más a gusto.

No le he contado todo.

¿Hay más?

¿Lo contará? ¿Se lo contará a la policía?

Creo que se lo ha inventado, de todas formas…

Bueno doctor. Tiene razón. A veces me da por inventarme cosas. El suicidio, por ejemplo.

El intento de suicidio. Eso no fue ninguna invención, pasó usted casi un mes en el hospital.

No hay diferencia. Una última cosa que quería contarle. Es sobre mi vecino. Ayer fui a verlo. Sentí que necesitaba apoyarlo. Tomamos una coca-cola en su jardín. Acababa de plantar unos arbustos nuevos. Por debajo había removido la tierra, y tenía el tamaño de un hombre. Sabe lo que le digo. Creo que lo enterró allí. Tomamos la coca-cola y charlamos de jardinería. Pasamos una tarde estupenda. Creo que en las dos horas que he estado con él no he hablado con tanta libertad en mi vida. Y él tampoco. Cuando terminamos, estábamos exultantes, como dos almas gemelas que se encuentran en un mundo hostil. Le prometí volver. Aunque estoy casi seguro de que no volveremos a vernos. No importa. Lo que importa es que sepamos el uno de la existencia del otro.

Tenemos que dejarlo. Por hoy ha sido suficiente.

Supongo que no se ha tragado una palabra de todo lo que le he dicho.

La verdad. Lo del vecino me ha parecido una patraña. Aunque por unos minutos pensé que sí. ¿Vive ese hombre realmente en su calle, es su vecino?

Eso sí. Y que la otra noche limpiaba el polvo porque no podía dormir, eso también es cierto. Lo otro…

Me lo imaginaba.

De todas formas, ya le digo, que da igual.

 

Manolo Yagüe

DETRÁS DE LOS VISILLOS

 

 

          Tú eras todo lo contrario. Todo lo contrario a una mujer que uno admire en silencio. Todo lo contrario a la ropa caída con gracia, a la voz arrulladora, a los ojos cautivos de la belleza. Tú eras la mujer de las aristas, de los dientes afilados como un Drácula, de las manos frías y de las rodillas dolorosas. Tú eras la mujer que vivió la época de los granos y que sucumbió a la edad de las arrugas. Tú eras la mujer silencio incómodo, la mujer tarea doméstica, la mujer olor a repollo.

Yo me casé contigo por pena, por catolicismo mal entendido, por presiones del mal gusto, por la inercia y lo consabido. También por miedo y soledad.

Me venía grande el trabajo y la vida y los trajes de domingo y ayudar a los pobres.

Por eso que te has muerto y parece que me muriera yo. Me veo en tu caja, rodeado de tu gente y me lloro, pero no a ti. Y digo: “¡qué pena!”, pero la que me doy yo. Me siento como café con leche frío abandonado en la encimera de la cocina.

Ayer decidí tirarte poco a poco. Un día te tiraré junto a las fotografías de la boda, otro día te tiraré con la caja para colgar llaves. Y así te iré tirando cuando tire las estampas de la Virgen, cuando tire los tapetes que con tanto silencio tejías las noches de domingo, mientras yo veía con un ojo dormido y otro despierto los resúmenes del fútbol, y rompía la quiniela fallida.

Otro día tiraré la puerta del baño para que ya nunca más me la cierres cuando aún no ha amanecido y he de ir a trabajar. Otro día llamaré a alguien para que se lleve los armarios de feos espejos y las lámparas de dorados tiñosos. Otro día arrancaré la piel de las paredes, ese papel lleno de bultitos formados por bolsitas de aire, que cuando no me veías iba picando. Otro día romperé los cristales de las ventanas, esas ventanas con visillos desde las que te asomabas con tus vestidos de viuda de película. Otro día tiraré los zapatos y los abrigos y la ropa interior con olor a naftalina, tu ropa interior llena de costuras. Y tiraré la cama chirriante, grande, ocupando todo el dormitorio, y el colchón de muelles con su hondonada, a la que se caían nuestros cuerpos con recelo. Y tiraré la vajilla y tiraré las paredes y tiraré la casa.

Y así espero haberte tirado un día, y haberme olvidado de ti, y haberme olvidado de mí, muertos ese día para siempre.

 

Manolo Yagüe

LA RUPTURA MATRIMONIAL

Las rupturas de pareja son todo un tema de la literatura moderna. Cómo no lo van a ser. A quién no le ha sucedido, dejar o que lo dejen. Todos tenemos una para contar. Y por suerte o desgracia, se parecen a un cuento de asesinatos, en que lo importante no es el qué pasó, si no el por qué y el cómo.

Os dejo con mi cuento, y otra forma de ruptura matrimonial:

LA RUPTURA MATRIMONIAL
Salgo de la cocina, sin desayunar, y abro la ventana del salón. Pero el olor no se me va de la nariz, lo tengo clavado en el cerebro. Un olor es lo más difícil de expulsar de un cerebro. Ni la fe consigue expulsar el recuerdo de un mal olor.
Pero ella desayuna como si tal cosa. Se está zampando una tortilla de chorizo, unos pepinillos, un bistec y tiene en el microondas un plato de callos, para luego. Cualquiera diría que está embarazada. Pero no consigo que la peste, que se acumula en la terraza de la cocina desde hace siete, siete días, nada menos que siete días, ¡con la de basura que se genera en una casa!, se quede allí. Al principio solo era la terraza, y un dulzor agrio en la cocina. Luego invadió la cocina con su maloliente invisibilidad. Finalmente abordo con descaro el salón y de allí pasó al único dormitorio con baño del apartamento.
Ella duerme, cose, ve la televisión, folla, como si el olor no la molestara en absoluto. Cada vez está más contenta, y dice que se alegra de lo que está pasando. Que es una suerte. Que desde que el olor de la basura ha invadido nuestra intimidad, se siente más, como decirlo, segura, más mujer. Se niega a bajar las bolsas, o a que las baje yo.
Por la noche intenté sacar unas bolsas a escondidas, pensando que dormía como un tronco. Cuando avanzaba a oscuras, con las dos bolsas grises por el pasillo, encendió la luz y me pilló con las manos en la masa. Me retuvo con un cuchillo en la mano derecha y con la cara desfigurada por la emoción y el espanto; rugió:

-Devuelve eso a su sitio. Y vete a la habitación. A partir de ahora dormiré en el sofá para tenerte vigilado.

Hice lo que me pidió sin decir una palabra.
Pero ni con el aire de la ventana del salón, ni con todas las ventanas abiertas de par en par, se mitiga el olor. Creo que el olor tiene consistencia líquida y que está empapando las paredes, los muebles, el sofá, incluso los electrodomésticos, los periódicos y revistas, los libros, que ya no soy capaz de leer.
He tratado de persuadirla, pero se niega a escucharme, dice que nunca ha sido tan feliz. He llamado a la policía, y ellos aseguran que hasta que no lo determine un juez, nada se puede hacer, y que pueden pasar meses.
Cuando termina su festín, se acerca al salón y me obliga a cerrar las ventanas. Una rata cruza la alfombra, se detiene un momento a la puerta del dormitorio, y se va, como si tal cosa.
Ella dice:
-Betsie, Betsie, ven con mamá.
¿Cómo puede tener el mal gusto de llamar Betsie a una rata?
La conocí en el instituto. Era la muchacha más guapa, delgada y limpia de todas. Años después, nos casamos de blanco, de blanco, que contradicción. Y ahora me viene con estas. Supongo que es fruto de una terrible enfermedad mental.
Por fin decido hacer las maletas. Llamo a mi madre por teléfono y le digo, entre lastimosos gimoteos:
-No puedo más. No lo aguanto. No sabía que esto iba a pasar.
-Te lo dije- replica mi madre, que disfruta teniendo la razón después de todo-, esa chica no era para ti.
Hago las maletas y, delante de la puerta, conteniendo las arcadas de asco, le doy un último abrazo a mi gran amor:
-Te he querido tanto.
Pero ella se ríe como un hurón y replica:
-¡Por fin! ¡Lo que me ha costado que te largaras!
Manolo Yagüe