HISTORIA BREVE DEL FUTURO RECIENTE: DIARIOS

 

 

Marga escribía su diario sin cesar. Esa tarea le restaba tiempo a otras ocupaciones. Pues la escritura del diario a Marga le suponía un esfuerzo supino, comparable al que ha de realizar un alpinista que pretenda subir el Mont Blanc a la pata coja.  Y ello es así por cuanto la desdichada escribidora tenía la lustrosa manía de hacer constar en su diario cada mínimo detalle de su existencia, por superfluo que el pormenor en cuestión nos pueda a nosotros parecer. Como consecuencia, apenas tenía tiempo de escribir lo que había hecho los cinco primeros minutos del día, justo el tiempo que utilizaba en despertar, desperezarse, bajar de la cama, ponerse las zapatillas, atusarse el pelo, frotarse los ojos, caminar medio cegata y medio inconsciente al baño, orinar, lavarse la cara con agua siempre fría, confirmar la presencia de la verruga que le crecía con pelillos rubios en la mejilla derecha, darse ánimos a sí misma en susurros, y en pijama, sin tan siquiera permitirse el tiempo de cubrir su oronda figura con un vestido o un sencillo chándal de algodón, se tenía que sentar frente al cuaderno, pues ya habían sucedido demasiadas cosas que Marga se disponía a consignar con paciencia de entomólogo.

Y no hay más. Después de aproximadamente una veintena de hojas de diario garabateadas con las enrevesadas explicaciones de los cinco primeros minutos de cada día, Marga concluía el capítulo de la jornada con un escueto, «y como son más de las doce de la noche y estoy muerta, me marcho a dormir».

No es necesario señalar que tal diario es un prototipo supremo de la estupidez de los homínidos de aquel tiempo, y que ha adquirido relevancia por la maravillosa y casual circunstancia de tratarse del único ejemplar de diario que ha llegado hasta nosotros. La última fecha de diario (25 de julio de 2012), unos meses antes del cataclismo, puede significar que la escritora del diario falleció de muerte repentina o que abandonó el proyecto por la imposibilidad manifiesta de llevarlo a término.

De cualquier forma, supone un testimonio fidedigno de la aburrida existencia de los hombres y mujeres del pasado.

 

Historia breve del futuro reciente, Manolo Yagüe.

 

 

Historia breve del futuro reciente, Manolo Yagüe.

Deja un comentario

Tienes que iniciar sesión para escribir un comentario.

El Pájaro Escritor
El pájaro escritor
Comparte esta entrada en twitter


Estoy en twitter
Archivos