GANADOR DEL CONCURSO DE RELATOS DE HUMOR NEGRO “LA RISA Y LA MUERTE”

Es para mí un orgullo de dudoso gusto presentar el relato ganador del concurso menos afamado de la historia del cuento. Por razones que se escapan a mi entendimineto e interés los participantes han sido pocos y no todos ellos dotados para las letras. Quizá la ausencia de cualquier tipo de beneficio crematístico ha disuadido a algunos. la falta de tiempo a otros. La falta de luces, a muchos. La ausencia de amor, de cualquier tipo de amor, a dos o tres. La falta de humor, la peor de las carencias que ser humano, animal o extraterricola, puede sufrir, es la causa más plausible. Riquezas, amor, belleza, inteligencia, salud o tiempo, no son cualidades soportables sin un fino sentido del humor con el que sobrellevar tan mastodónticas virtudes.

Ganadora en este caso, la señorita Magdalena Carrillo Puig, ha destacado en los cuatro apartados que proponía el concurso.

En el título: “Delicatessen”, que no se qué narices tiene que ver con el cuento, auque sospecho alude a goces gastronómicos. Animalofagia, perrofagia. El diccionario de la RAE no incluye ninguna de las dos acepciones. En ambos casos google encuentra sólo cuatro resultados. Sirvanse al gusto.

En la dedicatoria. Contundente y explícita. Valor hermana.

En la cita: estoy de acuerdo.

En el relato. La crueldad con las mascotas y vecinos, no tiene perdón. Ahogar a una suegra en un barreño de sangre, a un esposo clavarle un cuchillo en la entrepierna, propinar a un hermano un jamonazo en la nuca, matar a tu propio hijo a sabiendas de que lo estás matando, regalarle a una mujer flores cada San Valentín, eso lo puede perdonar hasta el dios de los cristianos. Lo otro, lo perpetran seres aberrantes y sin sensibilidad (no todos los seres aberrantes son insensibles) . Si al menos la autora hubiera dulcificado su crueldad con una prolongada tortura a su vecina Pili…

Y que conste, contra toda ironía, que hablo muy en serio.

Les dejo con el cuentecillo.

Paladeen o pedaleen, salud.

 

Manolo Yagüe, en las horas ebrias que preceden al despertar de los muertos.

 

Delicatessen

 

 

A todos los que dan el coñazo.

“La inteligencia me persigue, pero yo soy más rápido”

Sabiduría popular.

 

 

Llovía y llovía muchísimo, una gota fría como lo llaman ahora. Y metí al perro en la cocina. Pasó mi vecina de adosado, la Pili, a tomarse un café conmigo, de palique porque estaba aburrida como una ostra:

-No es plan, Mari,  el Tito, no puede quedarse aquí dentro, no es nada, pero nada “profiláctico”.

A mí, personalmente, la higiene me la trae al pairo. No quise replicarle y la dejé parlotear sobre las cien mil enfermedades que podrían “contravenirme”. La Pili se hace la fina conmigo y me estaba poniendo mala malísima de escucharla, tanto taladrarme, así que la despaché sin miramientos.

Mi Tito es mucho Tito, es el chucho más borde que conozco, y no está bien que yo lo diga, pero procede de una familia desestructurada, lo encontraron los funcionarios de la perrera vagando por las calles. De ahí su extraña afición a pendonear y escaparse a la mínima que te descuidas.

La cosa es que con tanta lluvia, aunque la casa se me caía encima, yo estaba que me subía por las paredes, y para más inri, la fotonovela que leía me estaba poniendo de los nervios y el Tito que no paraba de lloriquear, así que se me fue la pinza,  abrí la puerta de la calle y,  a pesar de que caían chuzos de punta, le ordené con un par de narices: ¡aire, a ventilarse tocan!

Nunca más regresaron a darme la murga, ni el Tito ni la Pili.

 

Magdalena Carrillo Puig

 

4 pensamientos en “GANADOR DEL CONCURSO DE RELATOS DE HUMOR NEGRO “LA RISA Y LA MUERTE”

  1. Genial el micro (y la crítica), he pasado un buen rato leyéndolo. El final es un puntazo.

    Enhorabuena a la autora por su ingenio. Ah, y por su genio, al parecer también tiene de eso a juzgar por el brío con el que se libró de la Pili y el Tito.

    Felicidades Magdalena.

    Besos.

  2. Para mí también ha sido un orgullo ser galardonada en el concurso. Muchas gracias. Pregunto: ¿solo participé yo? Aunque me da igual, dado que es la primera vez que gano algo y además, me ha subido la serotonina a niveles impredecibles. Disiparé algunas de tus dudas, el título se debe a que la lengua del relato ya se lee como es: muy fina y delicada, al igual que su protagonista. Frases hechas, vulgarismos, incorrecciones gramaticales, cambio de significado de las palabras etc…
    Ha sido un placer y espero con ansia el siguiente. Un abrazo.

Deja un comentario