LOS ULDRA: LAPONIA MÁGICA

 

 

Laponia es la región más al norte de la Península Escandinava. En ella viven los lapones, aunque a ellos no les gusta que les llamen así: prefieren ser conocidos como los samis. La climatología en el lugar es extrema. En invierno se pueden alcanzar hasta treinta grados bajo cero, aunque en el verano no es raro que la temperatura sobrepase los veinte grados. Son por tanto muchos los días de nieve en Laponia. Otra de las peculiaridades del lugar es que durante los meses de invierno el sol apenas sobrepasa el horizonte. Aunque, incluso en el periodo más oscuro, hay algunas horas de penumbra al mediodía. Es entonces cuando se puede observar “la luz azul”, un cielo increíblemente bello. En las noches claras del otoño y el invierno también se puede observar “la luz del norte”, la conocida como Aurora Boreal: luces con todos los colores del arco iris danzando en el firmamento de la fría noche. Pero en el verano, en cambio, muy al norte, el sol no se pone en todo el día. A este suceso se le conoce como el sol de medianoche. Si uno quiere dormir, más vale que cierre todas las persianas.

Los samis, pues no les gusta que les llamen lapones, viven sobre todo de la cría del reno. Es tan importante la cría del reno, que desde luego en Laponia viven más renos que hombres. Hay 200.000 renos que cuidan unos 6.500 pastores sami. Es tan importante el reno para ellos, que hay unas 400 palabras distintas para nombrarlo.

Es, por supuesto, la región en la que dicen que vive Papá Noel, junto a los bendegums, los duendes que le ayudan a fabricar los juguetes que piden los niños.  Aunque yo en realidad no los he visto nunca.

En este texto del escritor Axel Munthe, médico que vivió en la última mitad del siglo XIX y la primera mitad del XX, nos cuenta su viaje a Laponia. Allí conoce a Turi, un lapón, que cuenta historias muy curiosas sobre el lugar en el que vive, con su reducida familia y su buen montón de renos:

 

“Turi era un hombre poderoso, jefe indiscutido de su campamento con cinco tiendas, en las cuales estaban sus cinco hijos casados, con las mujeres y los niños, muy ocupados todos, desde la mañana a la noche, en vigilar su rebaño de mil renos.

-Por el modo de ladrar de los perros –dijo Turi-, comprendo que ya huelen a lobo. ¿No has dicho que viste el rastro del viejo oso ayer, cuando cruzaste la garganta de Sulmö? –preguntó a un joven lapón que acababa de entrar en la tienda y se había acurrucado junto al fuego.

Sí, lo había visto, y también abundantes huellas de lobos.

Aquél era un viejo oso que habitaba allí hacía muchos años; con frecuencia lo había visto rondar por la garganta. Tres veces fue acorralado durante el invierno, mientras dormía, pero siempre había conseguido escapar; era un viejo oso muy astuto. Turi disparó también sobre él, pero no hizo más que sacudir la cabeza y mirarle con ojos pícaros: sabía que ninguna bala corriente podía matarlo. Solo le mataría una bala de plata, disparada un sábado por la noche cerca del cementerio, porque era protegido por los uldra.

-¿Los uldra?

Sí, ¿no conocía a los uldra, el pueblecito que vive bajo tierra? Cuando el oso iba adormir durante el invierno los uldra le llevaban de noche la comida. Es ley del oso que no debe matar al hombre. Si quebranta la ley, los uldra no le vuelven a llevar comida y ya no puede dormir en invierno.

Pregunté a Turi si había visto a los uldra.

No; nunca los había visto; su mujer no los había visto, y los niños los veían con frecuencia. Pero los había oído moverse bajo tierra. Los uldra se movían durante la noche y dormían de día, pues no podían ver con la luz diurna. Los uldra eran más bien afables, mientras los dejasen en paz. Si los molestaban, esparcían por el musgo un polvo que mataba los renos a docenas. También había sucedido que se llevasen un niño lapón, reemplazándolo en la cuna con uno suyo. Sus hijos tenían la faz cubierta de pelo negro y largos y afilados dientes.”

 

La historia de San Michele, Axel Munthe, editorial juventud. Adaptación.

 Mapa mostrando lo lugares donde realizó las medidas Maupertuis en su expedición a Laponia, en "La Figure de la Terre" (1738) http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Maupertuis_map.jpg